5 malos hábitos del buceo

Desde evitar el chequeo de seguridad entre amigos, a no controlar correctamente nuestras necesidades de lastre, todos somos culpables de malos hábitos de buceo de vez en cuando.

Mal Hábito # 1 - Evitar el control de amigos
Le preguntas a tu amigo, "¿Estás listo? ¿Sí? Vamos a bucear. "Todo parece bien hasta que salís del bote y te das cuenta que te olvidaste las aletas, el tanque de tu compañero está suelto, o cerrado.
Dejar que un amigo chequee tu equipo y viceversa, tiene un sentido de seguridad y aumenta la posibilidad de que evites tener que resolver un problema en el agua. Podes aprender más acerca de cómo evitar y adaptarte a los problemas en el curso PADI Rescue Diver, pero lo mejor que puede hacer (como enseñamos durante el curso Rescue) es prevenir problemas antes de comenzar con CPTAO.

Mal hábito # 2 - El uso de la cantidad incorrecta de peso
Imagínate un ladrillo del tipo utilizado en la construcción de viviendas. Imagínate llevándolo durante
todo el tiempo - subiéndolo escaleras, caminando por la calle, etc. 
Tener peso adicional a bordo significa que tu cuerpo tiene que trabajar más difícilmente; tu respiración
 será más pesada y así sucesivamente.
Cómo calcular cuánto peso necesitas para el buceo
Al enseñar el curso de especialidad de Flotabilidad, ese peso de ladrillo es (en promedio) la cantidad 
que saco del cinturón de peso de un buceador. Los nuevos buceadores usan a menudo el exceso de 
peso, y se acostumbran a llevarlo alrededor. Pero hay un inconveniente importante - demasiado lastre
puede conducir al exceso de consumo de aire. El peso extra significa que el cuerpo tiene que trabajar 
más duro para empujar a través del agua, y encima de él muchos buceadores nadan continuamente 
para mantenerse flotante. Todo ese esfuerzo extra vacía tu tanque más rápido de lo necesario.
Deja caer ese ladrillo y prolonga tu tiempo de buceo! 
Revisa tu material del curso de buceo para aprender a hacer un chequeo de flotabilidad, 
o pregunte a su instructor sobre el curso de especialidad de Flotabilidad.

Mal Hábito # 3 – Poco respeto por el entorno
Aunque podés ser buceador hace tiempo, la respuesta “así es como siempre buceo” es muy común dentro de los paradigmas existentes en nuestra actividad. La falta de control de flotabilidad, no tener el quipo asegurado en su lugar correcto, evitar arrastrar y producir enganches, son malas costumbres o hábitos adquiridos que mejorar.   Saca solo fotos y deja solo burbujas
 
Mal Hábito # 4 - No usar la protección de la exposición adecuada
Cada vez que aparezco en un destino de buceo tropical, otros buceadores se ríen de mí por usar un 
traje de neopreno de 5 mm. y una gorra o casco de neopreno en agua de 27C / 82F. Pero al usar la 
protección de exposición que es adecuada para mí, nunca tengo que cortar un buceo porque tengo frío.
Después de algunos años de buceo con regularidad en Patagonia probé la especialidad PADI de 
Traje Seco y me pregunté, "¿por qué no hice esto antes?" Me imagino que los propietarios del café 
de la esquina se preguntaban qué pasó con esa chica que pidió tazas de agua caliente 
para deshacerse de su traje de neopreno ¿?
 
Malo Hábito # 5 – No Realizar el servicio de Mantenimiento
Por fin, pudiste comprar tu equipo, ya sea regulador, chaleco compensador, y tienes programado un 
viaje donde vas de viaje, el cual vienes programando hace mucho tiempo, llegas a bucear y tenes un 
problema con el equipo.
Cuando se mantiene correctamente, el equipo de buceo puede durar años. Pregúntanos sobre el 
curso de Especialista en Equipo. O que realicemos el mantenimiento anual recomendado. 
Aparte de conocer mejor tu equipo y aprender a realizar el mantenimiento básico vos mismo 
entenderás mejor el funcionamiento del mismo.  
Respira con facilidad en tu próxima inmersión. 😊
 
Pato Cartelli
Director de Curso de Instructores PADI
PADI Course Director
https://www.facebook.com/buceahoy/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Silver, Gold, Platinum, beneficios y criterios del programa Frequent Trainer

Nuevo Flujograma de Control de Calidad